Archive Page 2

La novia

Se trataba de la película revelación del año. En la ceremonia de los Goya se vaticinaba un éxito rotundo a la joven y prometedora directora Paula Ortiz. Pero, como suele suceder cuando se vende la piel del oso antes de cazarlo, el sueño se esfumó y quedó la realidad. En principio, La novia era la favorita por el número de nominaciones obtenidas: 12, entre ellas la de mejor película y el guión adaptado. Y es cierto que es una película que destaca por la realización, la dirección artística, la interpretación de Inma Cuesta y, en un sentido global, por una estética cuidada, deslumbrante y poderosa. En medio de la producción española ensombrecida por la sordidez y las historias deprimentes, La novia llama la atención notablemente. Sin embargo, no es la mejor película porque su guión (¡como siempre!) no es redondo. Seguir leyendo ‘La novia’

Un día perfecto

Después de veinte años, regresamos a los Balcanes, con distancia y mucha humanidad. Fernando León de Aranoa ha ganado el Goya al mejor guión adaptado, y con razón. Además de una excelente dirección, la historia es impecable porque está bien contada. Por fin, una narración llevada con sosiego, con las dosis adecuadas de conflicto, con diálogos que nos muestran el fondo y el modo de pensar de los personajes, con un espacio y un tiempo limitados como en toda buena síntesis dramática. Seguir leyendo ‘Un día perfecto’

Palmeras en la Nieve

La intensa campaña publicitaria y el constante marketing promocional de esta película no son elementos esenciales para dotarla de calidad. Un “producto” tan sui generis como un filme, sólo funciona si la historia es buena y está bien contada. Tampoco lo es el hecho de que la película se base en una novela exitosa de la escritora aragonesa Luz Gabás. En el trabajo de adaptación, en este caso, se han descuidado asuntos primordiales como el arranque, carente de fuerza como para sostener una de las dos tramas principales. Para complicar un poco más las cosas, la película está narrada en una doble estructura temporal: la del presente (menos interesante y más endeble en su construcción) y la del pasado (en esencia, un culebrón “fino”). Se habría agradecido mucho una secuencia de los acontecimientos más justificada y clara para evitar, entre otras cosas, la confusión del espectador. Pues, por la parte de telenovela que tiene la película, se exige al público la difícil tarea de adivinar qué sucede en omisiones de la trama y saltos del conflicto; de entender los parentescos entre los personajes, muy abundantes y muy parecidos (no obstante, la confusión lleva a que el público estreche lazos, charlando y comentando las dudas durante la acción…); de hacer un increíble esfuerzo por escudriñar en sus motivaciones, a veces, inverosímiles como las de la protagonista del presente, interpretada por Adriana Ugarte (La Señora, El tiempo entre costuras). Para colmo de males, la película está plagada de escenas tórridas que no vienen a cuento y que tienden a molestar como es lógico. Resulta penoso que se dedique tanto metraje a este recurso tan burdo e innecesario. Pero ahí está. Seguir leyendo ‘Palmeras en la Nieve’

Los Fraguel

Es común la preocupación de muchos padres por la televisión que ven sus hijos. Por un lado, se sienten atrapados en el concepto de “no puedo meterlos en una burbuja” y por otro lado, en la necesidad de “tenerlos entretenidos de alguna manera”. Ambas posturas darían para hablar largo y tendido sobre el papel que lleva ocupando la televisión en la educación de los niños desde hace décadas. Quizá servirá como tema para otro artículo. Pero no es el motivo directo de este artículo. Yendo al origen de esa preocupación se pone de manifiesto que los contenidos televisivos destinados al público infantil han sufrido un gran deterioro. De manera que ya no son fiables. Algunos expertos hablan de la pérdida de calidad; otros, de cómo los programas sólo recogen lo que “ya” existe en la vida real. En cualquier caso, se detecta un cambio de signo. Seguir leyendo ‘Los Fraguel’

Inside out

No cabe duda de que el papel de las emociones en la vida de las personas ha cobrado interés en los últimos tiempos. Tanto es así que, sin ir más lejos, Pixar-Disney ha diseñado con sumo cuidado una historia sobre la psicología en sí, documentándose a través de expertos. Como si se pudiera dar la vuelta al calcetín de nuestras conductas, Inside out logra también emocionarnos en ese encuentro con nuestras reacciones más habituales y con su misterioso origen. Aunque seria en su planteamiento, la película es un cuento para niños y adultos muy bien contado, por cierto. Seguir leyendo ‘Inside out’

Ida

Hablemos de la mejor película de habla no inglesa en la ceremonia de los Oscar 2015: la historia de una joven huérfana y novicia. Para el polaco Pawel Pawlikowski, parece que la religión y los compromisos que adoptan las personas no son en esencia el fruto de una mera circunstancia, ni de la determinación. El relato que narra la historia de Anna, esa novicia a punto de tomar los hábitos, explica muy bien qué tipo de impulsos y qué tipo de decisiones se encuentran detrás una entrega así. Quizá qué viaje interior hay que realizar para templar bien un compromiso con Dios.

Pawlikowski sitúa la acción en la Polonia de 1960. Por lo que Anna vive rodeada del deterioro moral y social que ha sufrido el país con la presencia del estado comunista. En el convento la vida que llevan las monjas es plácida, como ajena al resto del país. De una forma firme y como queriendo encontrar seriedad en el paso que va a dar Anna, su superiora le anima a visitar a su única familiar: una hermana de su madre, jueza solitaria y perfectamente institucionalizada en el comunismo, que acaba hablando a Anna sobre su origen judío y sobre el destino trágico de sus padres. Anna acoge su historia con serenidad. Y recorre los lugares de su infancia de la mano de su tía, esperando hallar algo más de sí. Paradójicamente, durante el viaje, lo que se despliega es el mundo dañado de su tía: un pozo de horror y tristeza que contrasta con la frescura con la que Anna enfoca la vida y con la promesa de novedad que siembra en cada instante. Por ejemplo, no teme a la posibilidad de probar las mieles del amor, antes de tomar los hábitos y hacerlo entonces (y sólo entonces) en conciencia. Para eso se cuenta la historia de un Amor: por si alguien quiere entender, en medio de la fascinación por las bondades del mundo material, que existen un Bien mayor.

El Niño

Es difícil comprender cómo este filme sólo ha obtenido cuatro Goyas, y además, técnicos. Es difícil porque Daniel Monzón ha logrado rodar un thriller excelente, partiendo de una historia muy bien contada. Desde Celda 211, asistimos a la colaboración profesional maestra de Daniel Monzón y Jorge Guerricaechevarría que esperamos que dure en el tiempo. Seguir leyendo ‘El Niño’


El toque Lubitsch

Una bitácora para el pensamiento, en general y en concreto, y el análisis y crítica de la ficción cinematográfica y televisiva.