Mi amigo el gigante

Encontramos en esta producción a un Spielberg muy debilitado como director, con un guión inmaduro entre las manos. Todo esto pesa a que la historia tiene una buena base. Se trata de la adaptación del cuento homónimo de Roald Dahl y a decir verdad, se percibe una bonita sensibilidad e incluso una delicada fantasía bajo la epidermis gruesa del filme. En la versión cinematográfica se ha querido imitar la superficie sin entrar a fondo en el planteamiento infantil y soñador de Dahl.

La primera grosería (o desacierto) se encuentra en el casting: pues la actriz que interpreta a la joven Sofía (Ruby Barnhill) no conecta con los niños, sobreactúa y saca de la historia al espectador. Guiado de su mano, poco puede hacer un niño deseoso de vivir una aventura en la que, en principio, se hará amigo de un gigante bueno y cometerá la extravagancia de aliarse con la Reina de Inglaterra para luchar contra los come-niños. La segunda grosería es no haber fijado bien el hilo de la trama principal: la niña es raptada por el gigante que sólo la retiene porque “le ha visto”. La intriga se esfuma cuando los detalles entrañables de la vida corriente del gigante no se entrelazan con un objetivo fuerte para la historia. Este objetivo –salvar a los niños de Reino Unido de los gigantes malvados- vendrá muy al final y está lamentablemente desaprovechado.

En la película flotan valores como la generosidad, la bondad y el valor, pero más por una cuestión nominal que por su presencia real en la acción. Además de artificiosa, por esa falta de naturalidad muy propia de nuestro tiempo, la película es histriónica, por excesiva en los tópicos que sacude con frecuencia sin fundamentar, tales como el orfanato de Sofía, el mundo de los sueños, etc., o desaprovechados, como la relación del gigante con el resto de su especie.  Sin embargo, a efectos fílmicos lo más preocupante es que las partes de la historia están deslavazadas: al espectador le deja con muchas intrigas e insatisfacción ver que los conflictos planteados se resuelven con una acción simple y sin gracia.

 

Anuncios

0 Responses to “Mi amigo el gigante”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El toque Lubitsch

Una bitácora para el pensamiento, en general y en concreto, y el análisis y crítica de la ficción cinematográfica y televisiva.

A %d blogueros les gusta esto: