Inside out

No cabe duda de que el papel de las emociones en la vida de las personas ha cobrado interés en los últimos tiempos. Tanto es así que, sin ir más lejos, Pixar-Disney ha diseñado con sumo cuidado una historia sobre la psicología en sí, documentándose a través de expertos. Como si se pudiera dar la vuelta al calcetín de nuestras conductas, Inside out logra también emocionarnos en ese encuentro con nuestras reacciones más habituales y con su misterioso origen. Aunque seria en su planteamiento, la película es un cuento para niños y adultos muy bien contado, por cierto.

El argumento se apoya en cómo afecta a una niña feliz llamada Riley un cambio: la mudanza de su familia a otra ciudad (con los consecuentes cambios añadidos: casa, escuela, amigos…). En esa línea, la trama evita complicarse a la manera clásica y adopta una posición conservadora: nada en la vida de la niña es conflictivo o dramático. Simplemente sucede. En cambio, donde existe el auténtico conflicto es en la “central” de su personalidad, en su interior. Ese lugar es un curioso “sitio” en el que habitan cinco pasiones capitales, a saber: Alegría, Tristeza, Ira, Asco y Miedo. Con ellas cinco, se van componiendo las melodías de su temperamento, el edificio de la memoria, trufándolo de recuerdos, experiencias a los que se vincula una o más de las empecines nombradas y que constituyen finalmente el carácter de la niña, según los hábitos que ha ido adoptando a lo largo de su pequeña aunque sólida existencia. Pero para mostrar la complejidad de la interrelación entre las emociones que hacen predominar un rasgo afianzado y las decisiones que toma Riley (incluido el sesgo que le da el haberlas tomado o bien desde la Alegría, bien desde el Asco, etc.), en realidad, el filme está contando una transformación tan sofisticada como real: el paso a la adolescencia. Y para contarlo, esta vez, el relato narra las peripecias por las que pasan Alegría, Tristeza, Asco, Miedo e Ira, durante el proceso de “derrumbe interior” de Riley. En ese punto, el filme se hace fascinante.

En definitiva, y en lo que respecta a la necesidad de emocionarnos, el filme nos habla del equilibrio y de la vida orgánica de nuestra alma. De lo divertido que puede ser entrar en los resortes de la mente de una familia normal. Y así Inside out logra defender la hipótesis de que ninguna emoción es prescindible. Más bien todo lo contrario: cada una nos dispone, bien traída, a llevar una vida sana y feliz.

Anuncios

0 Responses to “Inside out”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El toque Lubitsch

Una bitácora para el pensamiento, en general y en concreto, y el análisis y crítica de la ficción cinematográfica y televisiva.

A %d blogueros les gusta esto: