Searching for Sugar Man

Esta vez se trata de una película documental reconocida en su modalidad, en la última ceremonia de los Óscar. Por una vez, cabe fiarse del juicio de los expertos. Cuando parecía que todo estaba ya conquistado; que nada nuevo podía asombrarnos en un mundo saturado que a veces mira al espacio para consolarse del vacío o del aburrimiento, que es lo mismo; cuando creíamos que la sorpresa es sólo el sueño de los niños; entonces, y sólo entonces, nace la historia de una búsqueda. El impulso narrativo surgió en Sudáfrica, lejos y de manera muy aislada.

Rodríguez es el nombre de un músico apenas conocido en los Estados Unidos que, en la década de los 70, tuvo un fracaso estrepitoso. Como suele suceder cuando no se sabe ni se quiere saber, Rodríguez fue víctima de la construcción de un relato en su país. Un relato mítico que lo describía presa de un suicidio con el que pasó al silencio total. Mientras, la vida pasaba en Detroit. Su música en cambio no sucumbió a la narrativa y atravesó el océano para llegar a través de un vinilo a Sudáfrica en pleno apartheid. Allí Rodríguez se salvó irónicamente de una segregación racial por su claro origen latino, la que lo había separado del reconocimiento en el país americano.

El filme cuenta una aventura de rescate en la que los investigadores treparon por las letras de la música de Rodríguez para alcanzar la figura del poeta. A través de los testimonios (verdades, medias verdades y mentiras propias), asistimos a la reconstrucción de la historia de Rodríguez mientras nos acompañan su voz y visión del mundo en las letras y melodías únicas de este auténtico artista. Y emerge la verdadera conquista: cuánto podemos agradecerle a la potencia de esta existencia nuestra tan controvertida y simple, tan resuelta y fecunda de esperanza, gracias a las decisiones valientes de gente que como Rodríguez nunca se dejaron engañar. Vagabundo del mundo. Como una fabulosa piedra de toque, el filme tiene también la grandísima propiedad de subrayar la creciente necesidad de realidad que nos aqueja a todos, o quizá a los más hartos de black mirrors y relaciones virtuales ajenas a lo natural. Y somos naturales, también.

Anuncios

0 Responses to “Searching for Sugar Man”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El toque Lubitsch

Una bitácora para el pensamiento, en general y en concreto, y el análisis y crítica de la ficción cinematográfica y televisiva.

A %d blogueros les gusta esto: