Margin Call

De acuerdo con el Informe sobre la Riqueza en el Mundo del año 2011, elaborado por la institución financiera norteamericana Merril Lynch, se confirma que existen dos mundos: el de los pobres (donde también se encuentran las gentes con nómina…) y el de los HNWI (high net worth individuals), “personas con grandes patrimonios”. Según tal informe, parece que no sólo se ha amortiguado la crisis financiera que se desencadenó en el año 2008, y que aún se siente, sino que tras el 2010, “muchos mercados financieros registraron un buen comportamiento” que puede mover a la “recuperación de la confianza” de los HNWI en los grupos de Banca Privada y en los Servicios Financieros Globales. Y que, por ello, con “propuestas vibrantes, receptivas y flexibles”, el mercado puede seguir haciendo lo mismo de siempre: “que se genere valor para el cliente y para la firma”.

Margin Call explica al ciudadano de a pie las razones endiabladas de la crisis financiera mundial a partir de una historia que guarda una analogía feroz con la empresa Merril Lynch, que fue rescatada, como tantas otras, por el Banco de América en el año 2008. El filme también destapa con crudeza en qué consiste ese negocio tan rentable y poco “real” de “generar valor para el cliente y para la firma”, en el mundo no tan paralelo de los HNWI. El joven y recién estrenado talento de J. C Chandorn, director y guionista de esta magnífica ficción, encontró en su historia familiar la suficiente documentación como para contar un asunto tan complejo. Además ha sabido rodearse de un plantel excepcional de actores, entre los que cabe mencionar a Kevin Spacey, Jeremy Irons o Paul Bettany, proporcionando el volumen y la verosimilitud a la abstracción de las grandes corporaciones que operan en Wall Street, y otras Bolsas internacionales. 

El filme es el complemento poético al elocuente y fascinante documental Inside Job (Ch. Ferguson, 2010), que explica la cadena de acciones que dieron lugar a nuestra crisis financiera, apuntando especialmente a la desregulación del mercado, al neoliberalismo y a la impunidad penal. Margin Call se hace cargo de las miserias que nos mueven a obrar de ese modo, con atención específica a la ambición y a la lógica fascinación por las grandes sumas y por las ventas de humo. Por ello, el calado de esta historia trasciende el dato interesante de la técnica económica, racional y numérica y se detiene en la densidad moral de ese juego. La cuestión es que las acciones de los HNWI también repercuten, para bien y para mal, en la gente normal que a menor escala secunda sus movimientos. Y acaba pagando los platos rotos.

Anuncios

0 Responses to “Margin Call”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El toque Lubitsch

Una bitácora para el pensamiento, en general y en concreto, y el análisis y crítica de la ficción cinematográfica y televisiva.

A %d blogueros les gusta esto: