Imparable

En las situaciones de máximo estrés suele nacer un valor muy preciado. Se trata de la posibilidad de prestar un servicio a los demás con absoluto desinterés. La excusa que pone en juego a Denzel Washington y Chris Pine es esta historia de ferrocarriles, trenes descontrolados, descarrilamientos, errores humanos y pánico. Todo ello parece referirse en exclusiva a la acción trepidante que genera una máquina “imparable”. Pero me temo que tras la simpleza de un espectáculo de salvamentos, histeria colectiva y desobediencias (con antecedentes cinematográficos) se esconde una realidad más sustancial.

Los “errores humanos” existen. En este caso, el filme de Tony Scott subraya ese género de equivocaciones de carácter técnico, fruto de que un operario anónimo incumpla el protocolo de actuación, o deje desatados los frenos de reserva o simplemente cometa una infracción, en definitiva, que descuide el sistema. El problema de la técnica es que es también humana y por ello, vulnerable. Débil en la medida en que depende del ejercicio de la virtud, y no sólo de la inercia física, que, en un supuesto feliz, ya está asegurada por la ingeniería. Por ello, esos fallos del sistema (que son, en definitiva, fallos morales) traen consigo consecuencias desproporcionadas: es decir, trágicas.

No obstante, el filme queda mal sazonado con algunas historias colaterales de los protagonistas que dan cierto color. Por ejemplo, el bosquejo mal trazado de un matrimonio en trámites de separación; un viudo que se enfrenta a una macro-compañía, desafiándola; el tráfico de influencias y la situación de inestabilidad laboral; la competencia y la autoridad femeninas en un mundo de hombres, entre otras. Demasiado zafias como para prestarles atención.

La solución al problema planteado por la máquina no exige una salida técnica sino práctica: esto es, alguien tendrá que decidir en una situación de alto riesgo. Y aunque en general se recele de los heroísmos, este filme se atreve a demostrar que sin ellos, sin los héroes, estamos perdidos.

Anuncios

0 Responses to “Imparable”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El toque Lubitsch

Una bitácora para el pensamiento, en general y en concreto, y el análisis y crítica de la ficción cinematográfica y televisiva.

A %d blogueros les gusta esto: