El discurso del rey

Si esta película hubiera sido una obra de teatro, al terminar, los espectadores habríamos aplaudido con fervor hasta enrojecer las manos. Impecable en la puesta en escena y maestra en el guión, la historia que narra Tom Hooper es una muestra más de que todavía hay gente en la industria que sabe cómo hacer películas. Bien es cierto que, sin el talento del guionista, David Seidler (un profesional muy curtido en la televisión), probablemente el filme habría naufragado en los convencionalismos que empobrecen los dramas históricos, más pendientes de la estética y el pseudo-interés por los grandes temas que por la historia en sí.

Y en esto también aciertan Hooper y Seidler. Porque aunque en apariencia, el filme cuente cómo Jorge VI consiguió vencer su tartamudez gracias a la ayuda de un logopeda muy especial, en realidad, se plantea el retrato de una verdadera amistad y cómo las implicaciones psicológicas de nuestra infancia influyen en la vida adulta. La premisa es cautivadora en sí misma en la medida en que resulta estimulante saber que también los grandes han sido pequeños; pero seguir el curso de una batalla personal, en lo que tiene de vencimiento, sacrificio y sorpresa, es aún si cabe más interesante. Los actores Colin Firth (en el papel de Jorge VI o Bertie) y Geoffrey Rush (en el del logopeda Lionel Logue) nos ofrecen una interpretación extraordinaria. Y juegan sus papeles en un drama genuino que sigue piadosamente la tradición británica, rica en ejemplos de ingenio, elegancia y corrección, desde el punto de vista de la representación. Por otro lado, el contexto histórico también aporta una buena dosis de la tensión que padece el protagonista pues se trata de su subida al trono (tras la abdicación de su hermano) sin haber encontrado su voz.

Por ello, tras esa búsqueda personal que hubiera podido traducirse en la aplicación “técnica” de ejercicios foniátricos, emerge toda una lección de vida. Pues lo que buscaba Bertie (Jorge VI, para el mundo) se acerca más a la identidad y a la autoridad que gobierna la voz, y que tan humildemente se genera a través de una insignificante aunque fascinante órgano denominado laringe. El rey encuentra la voz porque primero se encuentra consigo en una amistad entre iguales.

Anuncios

1 Response to “El discurso del rey”


  1. 1 Alfonso febrero 7, 2011 en 9:03 pm

    Quiero dejar bien claro que recomiendo a todo el mundo el visionado de esta película. Sin embargo, me temo que no me puedo reprimir una pequeña crítica negativa.
    Y no creo que ésta se deba por las altas expectativas que este filme había creado, sino porque sinceramente creo que tanto su guionista como director acaban acomodándose desde el punto de vista formal y narrativo. No se arriesgan a explotar a fondo el fantástico material del que disponen. De tal modo que la película, en algunos momentos, está a punto de sucumbir en un perezoso academicismo.
    Afortunadamente, el material dramático y la dirección de actores son excelentes. Pero no deja de sorprenderme que un director de la talla de Tom Hooper, (The Damned United o la impresionante miniserie John Adams) se haya contentado con realizar una buena película en vez de una obra maestra que se te quede grabada a sangre y fuego en la retina y no puedas quitártela de la cabeza durante días o semanas.
    Sé que mi crítica es muy quisquillosa, sé que ya me gustaría a mí esribir algún día algo que se acerque a la calidad del guión de esta película. Pero cuando uno ve de cerca la excelencia y sinceramente cree que ésta no se ha terminado de producir, da un poco de rabia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El toque Lubitsch

Una bitácora para el pensamiento, en general y en concreto, y el análisis y crítica de la ficción cinematográfica y televisiva.

A %d blogueros les gusta esto: