Origen

La propuesta de Christopher Nolan empieza siendo narrativa: se trata de retar al espectador a que entienda (sin perder la noción de sí y de la realidad) la complejidad del argumento de este auténtico filme de acción y violencia. Una vez claras las reglas del juego, también se nos reta a aceptar unos elevadísimos índices de inverosimilitud en varios niveles. En primer lugar, en el nivel que más suele reconfortar: el de los personajes. A decir verdad, la elección de unos actores carismáticos y talentosos -encabezados por el eternamente infantil Di Caprio- no suple la carencia de una buena caracterización, que es tarea del guionista. La combinación de relaciones entre los personajes se hace muy superficial (pues apenas están esbozados o, en el mejor de los casos, son representaciones alegóricas…) y los diálogos “explicativos” y “redundantes”, al estilo de los prospectos farmaceúticos demuestran que el interés del director y de su equipo era menos antropológico que ideológico.

Por otro lado, no es de extrañar. Teniendo en cuenta que el relato se centra en una posibilidad de carácter científico en el plano teórico. Y ahí va un segundo nivel de inverosimilitud: la puesta en marcha de un proyecto que consiste en la extracción de objetos en el subconsciente personal a través de los sueños compartidos. Pero dicho -eso sí, con más sofisticación. Este allanamiento de morada o de la intimidad más íntima -dicho sea de paso- resulta cuanto menos impúdico. Pues, además de acceder al terreno incontrolable de las personas, con esos “robos emocionales” la realidad real sufre una transformación. Nada permanece inalterado.

Y quizá por ello (y por mi particular deformación profesional) he visto la película como una herramienta excelente para pensar acerca de la ficción. En concreto, a través del equipo de personajes enrolados en una misión de estas características (con todo un sistema incomprensible de productos químicos, varios niveles de sueño, sedaciones, aspiraciones y absoluta falta de escrúpulos) es posible sugerir cómo el estadio emocional conduce nuestros hábitos de conducta y dirige en muchas ocasiones nuestras decisiones; y cómo los sueños , entendidos como mundos posibles construídos sobre recuerdos, primeros principios, arquitecturas verosímiles y lógicas internas sostenibles, apuntan con su flecha precisa a la libertad humana, a fin de darle una razón por la que existir.

Anuncios

6 Responses to “Origen”


  1. 1 Anónimo enero 19, 2011 en 1:55 pm

    Hola, Miguel:

    Me alegro de que, al menos, por la vía negativa, esta vez hayas encontrado una razón para comentar algunas de mis críticas. Muchas gracias. También te agradezco la interpretación que haces de la película: no la había visto así y me parece aportativa. Quizá…Pesó más en mí que los personajes me parecieran muy desaprovechados y que se diera tanta importancia a la “idea”.

    Bueno, hasta la próxima,
    un saludo,
    Ruth.

  2. 2 Miguel enero 9, 2011 en 2:06 am

    Suelo leer su blog pero nunca he visto una razón para comentar pero esta crítica de Origen me ha dolido un poco. La verdad las películas demasiado fantasiosas nunca me han gustado pero Origen creo que es mucho màs. Creo que es un recorrido por la mente mucho más cercano a Un perro andaluz que a Matrix, creo que consigue crear una historia de amor tan sincera e imposible como Habitación en Roma y que plantea el mayor miedo que podemos tener, el pensar que nuestras ideas no son tan nuestras. Si una idea nos acerca a algo también nos aleja de él. Pensemos cuántas personas se mueven por una idea que no entienden. Origen creo que saca a relucir todas la hipocresías por las que se mueve hoy en día el mundo: dinero, poder y religión. Las tres son ideas inmateriales, sólo que creemos poder decidir cuáles son nuestras y cuales no. Pero no todo el mundo puede decidirías, e incluso es más lógico pensar que las tres son impuestas (Lógico que no sencillo).
    Un saludo
    Miguel

  3. 3 Anónimo octubre 26, 2010 en 3:53 pm

    Gracias, “Álvar”:

    Pues sí: no voy a negar que algunos momentos de la película generan tensión. Pero, insisto en que, con el material y medios que tenían, podían haber hecho algo mucho más satisfactorio.

    Saludos. Ruth.

  4. 4 Álvar octubre 6, 2010 en 3:28 pm

    Todo eso está muy bien, pero…¿ vibró usted en su butaca cuando la peoncilla estuvo a punto de caerse y al final no se sabe? Quizás esa serie de cachivaches deshumanizados con los que los personajes se meten en cabezas ajenas justifican las acciones de los “asalta-sueños” y solo son una fachada de esa razón de existir…
    ¡Me encanta tu blog!

  5. 5 Anónimo septiembre 6, 2010 en 10:36 pm

    Estoy de acuerdo, Alfonso: me parece que Ellen Page representaba simplemente la cuota “femenina” y al personaje de estética sugerente de la película. Ya sabes, eso de “la jovencita inteligente”…Pero, en realidad, como prácticamente el resto de los personajes, estaba muy desaprovechada, salvo por esa necesidad de descubrir el enigma del protagonista, a ella no le pasaba nada. En fin, ¡cuánto exigimos a estos pobres cineastas! ¿Verdad? Ruth.

  6. 6 Alfonso agosto 28, 2010 en 3:06 am

    Para mí el verdadero misterio de la película fue intentar comprender qué pintaba realmente el personaje de Ellen Page(Juno) en mitad de ésta función. En honor a la verdad hay que decir que la película es muy entretenida, pero a mí no me ha dejado ningún poso. En el fondo está hueca. Y eso que el señor Nolan se merece el mayor de mis respetos por ser de los pocos directores mainstream que son capaces de hacer cine comercial de calidad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El toque Lubitsch

Una bitácora para el pensamiento, en general y en concreto, y el análisis y crítica de la ficción cinematográfica y televisiva.

A %d blogueros les gusta esto: