La reina (The Queen)

Helen Mirren recrea en La reina, a Isabel II de Gran Bretaña, llevando muy lejos el filme del director británico Stephen Frears. En esta interpretación reveladora se unen dos perfiles difíciles de casar en la pantalla: el de la reina, como fenómeno indiscutible de masas y el de una mujer educada en la más estricta austeridad que llegó al trono, quizá de manera prematura. El mito -que es al fin y al cabo esa imagen con la que contamos todos- aparece con gran fuerza dando una explicación razonable de los protocolos de actuación de Su majestad, por extraños que sean. Por eso, cabe entender esta película más como un retrato psicológico que como una historia dramática al estilo de Hollywood.

El filme de Frears se acerca al género audiovisual docusoap, de gran acogida entre el público del Reino Unido. Más propio de las teleseries, se trata de una fórmula relativamente reciente que combina a la vez el realismo típico de los documentales al uso con la novedosa introducción de un guión dramatizado por actores. Como digo, se trata de una herencia televisiva. Y que, en el caso de Frears, se comprende con relativa naturalidad, dado que la mayor parte de la carrera de este realizador se ha gestado en el ambito de la TV. Las coordenadas televisivas visibles en el filme lo nutren de cercania, cotidianeidad, espontaneidad y realismo. En concreto, resulta muy atractiva la relacion de los miembros de la Corona con el gabinete del primer ministro. El director escoge una semana tragica de la historia de su pais para recorrer el perfil de la reina. Esa eleccion le facilita algunas ventajas dramaticas, como exponer a la protagonista al peor de los conflictos para una reina: el de mantener un equilibrio entre la tradicion y la modernidad. La muerte de Lady Diana de Gales y sus consecuencias para el pueblo tuvieron un gran alcance mundial. Pero, sobre todo, fue un acontecimiento que tambaleó a la monarquía británica y la hizo tomar contacto real con los sentimientos de su pueblo.

Como sucede con la imagen de la reina, el filme se concentra tambien en señalar el aspecto mas ficticio de las celebridades publicas. De ellas, solo conocemos la opinion publicada y eficazmente convertida en opinión pública a traves de los medios de comunicación. Su influencia politica y social -de escasa veracidad y de increible credibilidad- dominan el universo real desde la virtualidad mas descarada. Ellos han salvado a la reina.

Anuncios

0 Responses to “La reina (The Queen)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El toque Lubitsch

Una bitácora para el pensamiento, en general y en concreto, y el análisis y crítica de la ficción cinematográfica y televisiva.

A %d blogueros les gusta esto: